Facebook - Siguenos

encuestas a clientes

Formato GRATIS, para suscriptores.

Si no es miembro, registrese aquí, el registro es gratuito.

¿Se siente demasiado “viejo” para iniciar un negocio o administrarlo? PDF Imprimir E-mail
En nuestra web site de Boston Corporation, se tiene una sección llamada "Preguntale a Luis" en donde cualquier emprendedor u hombre de negocios, puede expresar sus dudas o realizar cualquier tipo de pregunta relacionada con su empresa.

El otro día recibi una comunicación en donde Isabel (he cambiado el nombre no se preocupen) me expresaba su preocupación sobre como había cerrado su anterior negocio y quería empezar una nueva empresa...y añadio:

"...de repente ya no soy demasiado joven para empezar con un nuevo emprendimiento..."

Así que para "Isabel" (ella sabe quien es) ahí te va una respuesta adicional a la ya entregada:

Se han dado cuenta que la única vez en nuestras vidas, en la que nos ha gustado tener más edad es cuando fuimos niños.
iniciar negocio no importa edadCuando se es menor de edad, uno esta tan emocionado en crecer que se piensa en fracciones.
 
¿Cuantos años tienes?
 
Yo tengo 4 años y medio.
 
Nunca decimos tengo 40 años y medio. Pero de niño, usted tiene cuatro años y medio, por cumplir cinco.

Esa es la clave.

 

Cuando se es adolescente, ahí no se puede esperar; uno se salta hacia el siguiente número.

¿Cuantos años tienes?

Voy a tener 16.
 
Se puede tener 12 años, pero...voy a tener 16.

Y entonces lo más increíble en tu vida sucede, uno cumplió los  21 años

Incluso las palabras suenan como una ceremonia:
 
¡ Tú has cumplido 21 !  ¡ SI !

Pero cuando se cumplió los 30.  Ooohhh ¿Que paso allí? Parece que hubiésemos tomado leche agria. Ya no queremos cumplir más años, mas bien queremos botarlos.

Ya no es divertido ahora.

¿Que paso? ¿Que fue lo que cambio?

Cumplimos 21, luego no convertimos en personas de 30, luego estamos pisando los 40.
 
¡ Hey, deténganse allí; nos estamos deslizando muy lejos !

Y bueno, inevitable....cumplimos 21...luego pasamos a 30...estamos cerca de los 40, entonces llegamos a los 50 y nuestros sueños se desvanecieron.

Y es aquí donde nos tenemos que detener, si miramos en retrospectiva, veremos cuantas cosas maravillosas nos rodeaban, cuantas travesuras hicimos, y cuantos ideales teníamos....puede ser que algunos lo hayamos alcanzado, puede ser que otros estén  en camino, pero puede ser que algunos sientan que ya es muy tarde...
 
¡¡ Hey... Alto Ahí nuevamente !!
 
Hemos dicho que debemos mirar en retrospectiva...pero en nuestro contexto de emprendedor.

Tenemos conocimiento de como debemos iniciar un negocio, algunos quizas sepan incluso desarrollar algunas técnicas de mercado, y otros tal vez sean expertos administradores, pero hay algo para lo que no estamos ni remotamente preparados, es más algo que nunca enseñan, ni enseñaran en las Universidades:

HA ENFRENTAR NUESTRAS PRIMERAS DERROTAS.

Usted se preguntará que tiene que ver esto con el emprendimiento, y con la capacidad de enfrentar nuestras propias frustraciones, o que tiene que ver esto con la edad; pues le digo que mucho.

Tiene mucho que ver, si usted es de las personas que considera que la edad se lleva principalmente por dentro, no tan sólo en un calendario y por consiguiente mantiene vigente esa vitalidad y entusiasmo de su juventud y poco si usted cree que ya no puede o no debe seguir batallando por conseguir sus ideales.

El entusiasmo debe de ser la principal característica de todo hombre de negocios, (y la verdad que la prudencia debería ser el segundo), sin embargo no siempre ese entusiasmo nos acompaña; demás esta decir que las técnicas y el conocimiento son necesarios, pero ello se puede ir adquiriendo poco a poco e incluso nos pueda contratar para ello... Pero lo que queremos conversar aquí es de usted…y de que si usted está preparado para triunfar o en todo caso para revertir lo que aparenta ser un fracaso.

Permítanme contarle una pequeña historia que leí hace muchos años atrás:

En el primer día de clases, nuestro profesor se presento a nosotros, retándonos a que conozcamos a todos aquellos que aun no conocíamos: Yo estuve mirando por los alrededores cuando sentí una gentil mano tocando mi hombro. Di la vuelta y me encontré con una arrugada pequeña anciana, rebosante de alegría que me sonreía de tal manera que iluminaba todo su ser.
 
Me dijo:
Hola guapo, mi nombre es Rosa y tengo ochenta años de edad... ¿Puedo darte un abrazo?
 
Yo sonreí y le respondí con mucho entusiasmo: Por supuesto que puede, entonces ella me dio un gran apretón.
 
¿Por que esta en la Universidad a tan joven e inocente edad? le pregunte.
 
Me contesto burlonamente: Ohh, estoy aquí para conocer un esposo rico, con quien  me pueda casar, tener un par de niños y luego jubilarme y viajar.
 
No seriamente -le dije- tenia curiosidad sobre que es lo que le había motivado a tomar este reto a su edad.
 
Siempre soñé con tener una educación universitaria y ahora estoy teniendo una, me dijo.
 
Después de clases caminamos al edificio de los estudiantes y compartió una malteada de chocolate. Nos convertimos en amigos instantáneamente; cada día de los siguientes tres meses después de clases íbamos juntos y conversábamos sin parar. Siempre le escuchaba hipnotizado a esta "maquina del tiempo" cuando compartía su sabiduría y experiencia conmigo.
 
Con el tiempo, Rosa se convirtió en el icono del campus e hizo fácilmente amigos donde quiera que fuera.
 
Le encantaba vestirse bien y disfrutaba mucho con la atención que le brindaban a ella los otros estudiantes, realmente vivía con mucha tranquilidad.
 
Al final del semestre invitamos a Rosa a hablar en el banquete del equipo de fútbol.
 
Nunca olvidare lo que nos enseño, estaba siendo presentada y acercándose al podium, cuando empezó a entregarnos su preparado discurso, se le cayeron tres de las cinco hojas de su escrito al piso.

Frustrada y un poco avergonzada se inclino al micrófono y tan solo dijo:

Lo siento, estoy muy nerviosa, me rendí ante la cerveza en cuaresma y este whiskey me esta matando... nunca voy a poder dar mi discurso en orden, así que déjenme tan solo decirles de lo que se...
 
Cuando todos nos reímos, ella aclaro su garganta y empezó:
 
Nosotros no paramos de jugar porque somos viejos, nos volvemos viejos porque paramos de jugar.
 
Hay tan solo cuatro secretos para permanecer jóvenes, ser feliz y lograr el éxito:
 
Tienen que sonreír y encontrar el buen humor cada día.
 
Deben de tener un sueño, cuando pierden sus sueños, se mueren. Tenemos tantas personas caminando a nuestro alrededor que están muertas y ellas ni siquiera lo saben.
 
Hay una gran diferencia entre volverse viejo y crecer, si ustedes tienen diecinueve años de edad y permanecen en cama por un año entero y no son productivos en las cosas que hacen, se convertirán en uno de veinte años. Si yo tengo 87 años y permanezco en cama un año sin hacer nada, me convertiré en alguien de noventa años. Cualquiera puede envejecer, no se requiere ninguna habilidad o talento. La idea es crecer encontrando siempre la oportunidad para cambiar.
 
No guarden remordimientos. Los viejos normalmente no tenemos remordimientos por lo que hicimos, sino al contrario por las cosas que no hicimos. Las únicas personas que temen a la muerte son aquellas con remordimientos.
 
Concluyo su discurso cantando valientemente "La Rosa". Ella nos reto a cada uno de nosotros a estudiar la letra de la canción y que la hagamos parte de nuestro diario vivir. Cuando el año termino Rosa finalmente consiguió su grado universitario que había empezado por aquellos años.
 
Una semana después de la graduación, Rosa partió de este mundo muy tranquilamente mientras dormía. Más de dos mil estudiantes atendieron en su funeral en tributo a aquella maravillosa mujer que nos enseño con su ejemplo que nunca es tarde para hacer que todas las cosas sean posibles.

inicie su negocioRecordemos siempre que:

A través de nuestra existencia nos enfrentaremos a un sinfín de retos y problemas, la diferencia de una persona exitosa de una que no alcanzó todavía sus objetivos (nótese que no digo fracaso) esta en la actitud; una actitud positiva (y seguir las recomendaciones de los expertos en negocios), es muy posible que lo lleve al éxito, acuérdese que siempre en todo esta presente esa posibilidad, tal vez sea una en diez o una en un millón, pero esta latente y de ello todos nos tenemos que coger para retomar nuestra actitud positiva frente a cualquier emprendimiento, lo digo por experiencia.

Así que para todas las "Isabel" o los "Carlos" cuando piensen que ya no pueden, que se esta demasiado viejo o que lo han golpeado demasiado, acuérdese de la historia contada anteriormente, respire profundamente, y enrumbe su accionar hacia lo que realmente quiere.

Cuando te encuentres en una situación difícil, con todo en tu

contra y sientas que ya no puedes soportar un minuto mas...

Nunca te des por vencido !!! Porque es ese justamente el

minuto en que puede cambiar la marea.

Og Mandino


Dejenos un comentario si nos quiere contar su propia historia.